De todos era conocido que la salud de la reina Isabel I de Castilla ya estaba resentida cuando entró en Medina a 28 de noviembre de 1503. La Navidad de este mismo año anunciaba su desgaste físico y psicológico en el Palacio Real de Medina del Campo.

Adoración de los Reyes (1490). Miniatura. Libro de Horas de Luis de Orleans. Biblioteca Nacional de Rusia. San Petesburgo.

Para situar las últimas navidades de la reina Isabel hay que señalar, sin entrar en muchos detalles, que la princesa Juana se encontraba en Medina del Campo. Por muchos es conocido el episodio que la heredera de Castilla había protagonizado a las puertas del Castillo de la Mota. Este hecho hará que la reina Isabel acuda inmediatamente a la villa de Medina desde Segovia.

Según rezan los documentos de la época, los médicos de cámara habían avisado al rey Fernando del estado delicado de la salud de la reina, lo que certifica que el último viaje que la reina realizó de Granada a Castilla debió de ser cansado y angustioso.

Curiosamente un año antes de su fallecimiento, el 26 de noviembre de 1503, inició el viaje desde Segovia con dirección a Medina del Campo. Fueron dos días de camino y se sabe que no pudo hacer el trayecto a caballo y lo hizo en andas acompañada de su nieto Fernando, cuarto hijo de la princesa Juana, del cual no se separaba. Hizo su entrada en Medina del Campo el 28 de noviembre de 1503.

De nuevo hay que acudir a las fuentes documentales para saber que también eligió Medina del Campo para establecerse, ya que la villa podía albergar a toda la corte e incluso se conoce que mandó preparar el castillo para acoger a mayor número de personas. La reina se instalaría en su casa real, situada en la Plaza Mayor.

Festín de Baltasar, Biblia de Arragel o de Alba. 1422-1433. Casa de Alba.

Será en el Palacio Real donde paso recluida el proceso de penitencia, preparación y abstinencia que precedía a la Epifanía. Allí Isabel preparó la Navidad a la espera de reencontrarse con el rey Fernando, que tras abandonar Barcelona el 11 de diciembre, se reunieron en Medina del Campo el 20 de diciembre de 1503 y a ellos se unió también la princesa Juana.

La Navidad abarcaba 12 días, del 25 de diciembre al 6 de enero y diferentes fuentes se postulan a que los ciclos litúrgicos debieron celebrarse en la intimidad. Es posible que también recibieran por parte de sus capellanes la tradicional Misa del Gallo que se popularizó en Europa a partir del siglo VIII.

La disminuida familia siguió conviviendo en Medina del Campo el tiempo siguiente a la Navidad. Se sabe que entre el 24 y el 26 de enero de 1504 el rey Fernando hizo un viaje a Salamanca para reunirse con el consejo de catedráticos de leyes y de medicina de Salamanca con la intención de que acudieran a la corte para atender a la reina.  Este hecho anunciaba cuál era el estado de salud de la soberana que fallecería unos meses después en el mismo palacio donde paso sus últimas navidades.

Milagros de los santos médicos Cosme y Damián
(s. XVI). Óleo sobre tabla. Museo del Prado.

Por Beatriz Calvo

 

Bibliografía.

AZCONA de, T. (2004). Isabel La Católica: vida y reinado. Madrid: La esfera de los libros

DOMÍNGUEZ RODRÍGUEZ, A y MIRANDA GARCÍA, C. (2001). Libro de Horas de Luis de Orleans. Barcelona: M.Moleiro Editor

FLORANES, R y GALINDEZ DE CARVAJAL, L (1787). Manuscrito. Anales breves de los Reyes Católicos Don Fernando y Doña Isabel…

ZALAMA, M.A. (2010). Juana I. Arte, poder y cultura en torno a una reina que no gobernó. Madrid: Centro de Estudios de Europa Hispánica.