26 de noviembre de 1504…

“… En perderla perdimos Nos y perdieron todos estos reynos…”. Así es como el rey Fernando el Católico comunicó la muerte de su esposa, la reina Isabel I de Castilla en Medina del Campo.

500 años tuvieron que pasar desde el fallecimiento de la reina Isabel entre los muros de sus Casas Reales de Medina del Campo hasta la apertura del Palacio Real Testamentario, que alberga el Centro de Interpretación dedicado a este importante personaje histórico.

¡Y de esto hace ya 15 años!

15 años en los que cerca de 250000 personas han descubierto cómo fue la vida de esta monarca castellana y su estrecha relación con la villa de Medina del Campo.

Pero, ¿Qué han encontrado los visitantes que han pasado por este Centro?

Todos ellos han viajado 500 años atrás en la historia de Castilla y de la villa de Medina a través de una serie de recursos que narran y recrean cómo fue la vida de la Reina, han descubierto qué dictó en su testamento y codicilio, han viajado junto a Cristóbal Colón en su Tercer Viaje al Nuevo Mundo, han saboreado la gastronomía de aquella época y se han sentido en los aposentos de la Reina gracias a la recreación de su habitación, copiada de la que el pintor Eduardo Rosales plasmó en su obra Doña Isabel la Católica dictando su testamento.

Además de todo esto, muchos de ellos han descubierto otros aspectos de la vida de la reina Isabel y de su época gracias al sinfín de actividades que se desarrollan desde el Centro: talleres escolares, campamentos urbanos, visitas guiadas, conferencias, exposiciones temporales, conciertos, recreaciones históricas, visitas teatralizadas…

Todo gracias al buen hacer de todos los profesionales que aportan y han aportado su granito de arena a este proyecto (¡que han sido muchos!), al apoyo del Ayuntamiento de Medina del Campo y a los medinenses que llevan 15 años arropando este pedacito de su Historia para que miles de personas la descubran y la vivan.

¡Por muchos años más!