Inauguramos este Blog con una entrada especial, dedicada a la amplia historia que ha vivido el Palacio Real de Medina del Campo a lo largo de sus 600 años de vida y algunos de sus usos y acontecimientos más curiosos y relevantes. 

¡Esperamos que os guste!

El Palacio Real de Medina del Campo, desde el siglo XIV, época en la que tenemos sus primeras noticias haciendo referencia a una de las residencias del rey Pedro I de Castilla, hasta la actualidad, como Centro de Interpretación de Isabel la Católica, ha pasado por muy diversos usos.

Conocido como el Palacio del Potrillo por dar su fachada principal a la acera del Potrillo de la Plaza Mayor, estaba limitado por las actuales calles del Almirante, del Rey y Cerradilla.

Desde el siglo XIV fue residencia de reyes y entre sus muros se vivieron importantes acontecimientos históricos como el nacimiento del infante Don Fernando, el de Antequera, futuro Fernando I de Aragón y el de alguno de sus hijos como el rey Juan II de Aragón, padre de Fernando el Católico.

Teniendo esto en cuenta, podríamos llegar a pensar que el palacio de Medina del Campo le podía llegar a pertenecer al rey Fernando y no a la reina Isabel, pero lo cierto es que fue Isabel quién recibió en herencia, por testamento de su padre, la villa de Medina y sus residencias en ella.

Durante el reinado de Isabel los reyes se alojaron habitualmente en sus estancias durante largas temporadas y mandaron hacer varias obras en él. Fue lugar donde la reina Isabel la Católica pasó sus últimos días, dictó su testamento el 12 de octubre de 1504 y falleció el 26 de noviembre de ese mismo año.

Años después de este importante acontecimiento, estas casas reales dejarán de lado lo de ser residencia de reyes, se verán deterioradas por el paso del tiempo y comenzarán a verse modificadas para adaptarse a diferentes usos. Ya en 1547, el Ayuntamiento de Medina pide permiso para realizar en estas casas reuniones durante las Ferias y establecer en ellas el Peso Real.

Más tarde, en 1673, el monarca Carlos II destina parte de esas casas a cárcel y manda modificar parte de su estructura. Volvió a funcionar como cárcel en el siglo XX y más tarde, en los años setenta, se habilitó para acoger diferentes departamentos del propio Ayuntamiento de Medina del Campo.

Hasta que en mayo de 2003, la Junta de Castilla y León declara al edificio Bien de Interés Cultural como Sitio Histórico, reconociéndose como el lugar donde mayor tiempo residió la reina Isabel la Católica y en el cual testó y murió.

El 26 de Noviembre de 2003, tras una rehabilitación integral del edificio y su musealización, abre al público el Palacio Real Testamentario de Isabel la Católica como centro de interpretación del personaje histórico de la reina Isabel. En él se muestra al visitante una visión global del significado e importancia histórica de la reina Isabel; a través de paneles, recreaciones, videos e interactivos se muestran diferentes aspectos de su experiencia vital (su infancia y juventud, su reinado o su religiosidad) y otras curiosidades de la época en la que vivió (gastronomía, medicina, educación, etc.). También se descubre el Testamento y Codicilo de la Reina a través de una réplica del mismo y un interactivo que profundiza en sus contenidos. En la última sala se recrea la escena del cuadro de Eduardo Rosales El testamento de Isabel la Católica.

El centro se vio ampliado en 2007 con una sala interactiva que en la que el propio Cristóbal Colón nos narra los pormenores del tercer viaje que realizó a América, ya que este Palacio Real de Medina del Campo fue el lugar donde el almirante organizó con los Reyes Católicos dicho viaje. Pero este acontecimiento será tema de otra de nuestras próxima entradas en este nuevo blog que hoy hemos querido estrenar presentando un pedacito de la historia de este lugar y con el que queremos ir descubriendo diferentes aspectos de la historia de la reina Isabel I de Castilla y de su época.

¡Hasta la próxima entrada!

Por David García

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar